Quiero acoger una au-pair: ¿por dónde empiezo?

Au-pair y niña

Empieza por auto-convencerte de que va a salir bien

Nosotros llevamos acogiendo au-pairs (hablaré en femenino porque siempre hemos tenido chicas) desde el año 2012. Nos lanzamos a la piscina después de haber pasado por la experiencia de acoger en casa a una estudiante china durante dos semanas, y al ver cómo nuestros hijos se lanzaban a hablar inglés con ella decidimos hacerlo. Era julio y queríamos encontrar au-pair para empezar en septiembre, y lo conseguimos. La verdad, es que como se suele decir, lo hicimos porque no sabíamos que era imposible.

A cualquier agencia o persona experimentada en acoger au-pairs que le digas en julio que quieres encontrar a una au-pair nativa inglesa para dos meses más tarde te dirá que es imposible. Yo hoy misma lo diría, imposible, mejor empieza a buscar en enero. Y así es como lo he estado haciendo después, en enero empiezo la ardua tarea de buscar au-pair para el curso siguiente.

Incluso si estás pensando en solucionar el problema de las vacaciones de verano de esta manera, empieza mucho antes de que llegue el verano, adelántate unos meses, para que después no sea tan complicado. Hay muchas más familias españolas buscando au-pair que chicas y chicos nativos ingleses dispuestos a venir a nuestro país, así que no pierdas el tiempo.

Acoger a una au-pair es difícil. Muchas personas sienten curiosidad cuando les cuento que tengo una au-pair, y me dicen, “Quiero acoger una au-pair ¿por dónde empiezo?”. En primer lugar tienes que tener espacio, aunque nosotros hemos llegado a meter a nuestros tres niños en la misma habitación durante todo un año para dejarle una habitación libre a la chica. Tienes que ser comprensivo, empático, de trato fácil, flexible, y estar dispuesto a dialogar y remodelar tu esquema mental tantas veces como sea necesario.

Por ejemplo, yo soy muy, muy ordenada, pero me he tenido que acostumbrar a tolerar cierto desorden, no creo que me haga ningún mal, al contrario, todo lo que nos haga más tolerantes es buenísimo. Para mí las ventajas superan con creces a los inconvenientes, como ya conté en este artículo.

Para que la experiencia funcione creo que es importante que de verdad quieras que funcione. Si estás pensando que en cuanto haga algo que no te guste la mandas a su casa, seguro que encuentras mil excusas para hacerlo, y todo se irá al garete. Con él o ella aprenderás cómo va a ser la experiencia de ser padre en cuanto tus hijos crezcan unos años, sabrás que se siente cuando salen de noche, y sabrás de primera mano el tipo de vida que lleva un adulto joven, con 18 años o poco más.

Lo que siempre hay que pensar es que tienes que hacerlas sentir parte de tu familia, tienes que interactuar con ellas, compartir momentos de familia, salir, comer, cenar, comprar, y pensar cómo te gustaría que trataran a tus hijos si estuvieran viviendo con una familia extranjera y actuar en consecuencia.

Una vez te hayas auto-convencido, estés seguro de que vais a hacer todo lo posible porque salga bien y sepas con certeza que vais a ser los mejores padres de acogida imaginables, estaréis en condiciones de comenzar a buscar. En internet hay varias páginas en las que puedes publicar tu anuncio, tu mensaje y presentación como familia de acogida y tener acceso a una amplia base de datos de candidatos. O si no, tienes la opción de acudir a una agencia especializada.

Yo siempre he buscado las au-pairs por mi cuenta, en alguna de las páginas web que comentaba antes. ¿Por qué? Porque confío en lo que hago, básicamente, y porque cuando comienzo la búsqueda soy muy constante y no paro hasta que consigo lo que quiero. Con esto no quiero decir que sea muy puntillosa, mi perfil deseado es chica entre 18 y 26 años, no fumadora, que pueda y quiera vivir con una mascota, y que coma sano y variado. No necesito que tenga carnet de conducir, ni que hable español, por ejemplo.

En las páginas web especializadas te harán seleccionar el perfil de persona que estás buscando, así como completar el tuyo propio. Además, te recomiendo que adjuntes fotos vistosas, que cuentes en tu anuncio las cosas que os gustan hacer en vuestro tiempo libre, lo que os gusta comer, leer, el tipo de música, películas o series de TV, y que proporciones información sobre sus responsabilidades en el cuidado de los niños.

Cuando tengas tu anuncio publicado, si es que te has decantado por esta opción, no dejes de pasar ni un solo día sin entrar en el portal para que tu anuncio aparezca de los primeros, y contesta a todos los mensajes que recibas. En cuanto puedas trata de cerrar una entrevista por skype.

Para mí una de las partes más duras de la búsqueda es precisamente la de las entrevistas. Todas y cada una de las veces que he iniciado una búsqueda de au-pair me han dado plantón. Habíamos quedado para hacer una videoconferencia y simplemente la otra persona no apareció. No puedo decir cuántas veces me ha ocurrido ya, y me frustra muchísimo, pero no por ello desisto.

Siempre, cuando creo que es imposible, aparece la au-pair que nos ha escogido como su familia para su año en España, porque al final son ellas las que escogen, en realidad hay muchas más familias que candidatas, así que esa es la situación. En la última ocasión nos escogió porque le encantan los animales, y cuando vio la foto de nuestra perrita quiso venir a vivir con nosotros.

Ya sea para el curso o para el verano, la experiencia de acoger una au-pair es una solución perfecta para atajar dos graves problemas: el del aprendizaje de idiomas y el de la conciliación.

Gracias por leer este artículo y por favor comparte si te ha parecido interesante.

 

Deja un comentario