Manual para usar el móvil de forma segura

El pasado mes de febrero se celebró el día Internacional de la seguridad en internet. De esa jornada salí pensando en algo que me gustaría compartir con vosotros. Se habló mucho sobre cómo se podrían diseñar móviles para niños o adolescentes. Lo cual creo que es un gran error, porque ni los niños ni los adolescentes quieren móviles “capados” en funcionalidades. Quieren los mismos terminales que usan los mayores, porque ellos son incluso capaces de sacarle más provecho a un terminal que un adulto. Hacen un consumo más extensivo de la tecnología, el abanico de funcionalidades que utilizan es mucho más amplio que el que usamos la mayoría de los adultos.

Sin embargo, yo creo que sí que se puede guiar en el momento de la compra de un smartphone al cliente para que configure el terminal de la manera más adecuada según la edad del usuario del terminal. Me explico, si el terminal lo va a usar un menor, muchos padres creo que no están al tanto de cómo configurar ciertas funcionalidades del terminal para proteger a su hijo, a la vez que desconocen los peligros que puede entrañar por ejemplo que el menor use incorrectamente la cámara del móvil. Yo creo que hace falta un manual para usar el móvil de forma segura.

Se están haciendo muchos esfuerzos en varios aspectos: disminuir el impacto medioambiental, obligando a los fabricantes a gestionar los residuos de sus aparatos eléctricos, proteger la salud auditiva de los usuarios limitando los decibelios a los que funciona el reproductor de música de un teléfono móvil, estandarizar los conectores de cargadores para que todos usen el mismo formato, y últimamente ofrecer a los clientes opciones de control parental en el acceso a las tiendas de aplicaciones.

En esta línea, creo que aún hay mejoras que se podrían pedir a los involucrados en la puesta en el mercado de terminales móviles, ya sean operadores o fabricantes:

–  en el momento de la compra, ofrecer información acerca de los peligros del uso de la tecnología sin control, desde tecnoadicciones, como la nomofobia, hasta el ciberbullying o el grooming

– poner a disposición de los clientes personal cualificado en las tiendas de telefonía móvil donde se aconseje y asesore a los clientes sobre cómo configurar el terminal si va a ser usado por un menor

informar a los clientes sobre aquellos recursos valiosos respecto al tema de protección de los menores, desde líneas de denuncia, hasta portales o información de calidad

Con el soporte de las instituciones adecuadas, se podría trabajar asimismo en la protección de los menores en el ámbito de la telefonía móvil, de modo que los sistemas operativos de los smartphones y tabletas proveyeran a los consumidores de opciones como:

– posibilidad de configurar varios usuarios, con diferentes niveles de protección, para aquellos casos en que lo terminales se compartan entre padres e hijos menores

control parental a diferentes niveles, de fácil acceso y configuración guiada

– protección para evitar gastos por descargas descontroladas de aplicaciones

Cuando un cliente compra un smartphone, en la primera puesta en marcha del dispositivo se le guía para que configure el WiFi, o el Bluetooth, las cuentas de correo, las redes sociales, pero no se le guía para que configure una contraseña segura, para que active el control parental o las opciones de bloqueo de las tiendas de aplicaciones. Creo que se podría considerar el añadir a esos pasos iniciales unas cuantas opciones para que los usuarios menos avanzados configuren ciertas funcionalidades que garanticen la seguridad de sus datos y/o protejan a los menores.

De modo que el terminal podría guiar al usuario para configurar:

– Una contraseña segura de bloqueo: muy importante que el terminal se bloquee con una contraseña segura

Control parental a diferentes niveles: en función de la edad del menor, podría ser necesario un control parental distinto, desde desactivar la cámara, hasta establecer horarios o limitar contactos a los que poder llamar

Tienda de aplicaciones: controles para evitar un impacto en la factura por descarga de aplicaciones

Navegador: filtros para contenidos

Y adicionalmente informar a los clientes, si el móvil va a ser usado por un menor, añadiendo información impresa, o un enlace en el propio terminal a un portal, sobre los peligros, las responsabilidades y los riesgos que puede entrañar el uso de un móvil:

– ofrecer información sobre tecnoadicciones

– ofrecer información sobre ciberbullying, sexting, grooming y sextorsión

– aconsejar en el uso racional de los smartphones y tabletas: límites de tiempo, lugares donde se debe o no usar el móvil

– asesorar sobre cómo actuar en caso de verse afectado por un caso de ciberacoso

– informar sobre las normas de netiqueta

peligros para la salud: para la vista, para el oído, o interferencias en el sueño

Está claro que los hijos no vienen con manual de instrucciones, pero los móviles sí que  pueden venir con uno, haciéndonos más sencillo el comprender a nuestros hijos. A muchos padres les ayudaría disponer de esa información en el preciso momento en que la necesitan, que es en el momento de proveer a sus hijos con un smartphone o una tableta. No costaría mucho incluir un manual para usar el móvil de forma segura y sería un buena demostración de compromiso y responsabilidad social por parte de fabricantes y operadores.

¿Qué os parece? ¿Creéis que sería útil?

Gracias por leernos

One Comment

Deja un comentario